24
Septiembre
2018
|
11:28
Europe/Amsterdam

Entrevista a Rafael Hernández, arquitecto y gerente de INDI Arquitectura

#AsómatealaVentana

Este mes de septiembre se suma a nuestra sección #AsómatealaVentana Rafael Hernández, arquitecto y gerente de INDI Arquitectura que acompañará a VELUX en Rebuild 2018. ¡Bienvenido, Rafael!

Lo primero de todo, cuéntanos un poco sobre ti ¿De dónde nace tu vocación por dedicarte a la arquitectura? ¿Cómo surgió tu interés por esta disciplina?

En mi caso puedo decir que es pura vocación, parece ser que con poco más de 7 años ya tenía claro que de mayor quería hacer casas y no recuerdo haber dudado demasiado al respecto a lo largo de mi infancia.

No creo que hubiese ningún factor en concreto o una experiencia que me descubriese esta profesión, tampoco una persona… Siempre percibí la arquitectura como un trabajo donde había una gran parte técnica pero también humanística (entonces no sabía ni lo que quería decir esta palabra), me imaginaba ayudando a la gente a decidir sobre su hogar, hacerlo perfecto para ellos.

Para mí, la sublimación de esta profesión llega cuando un cliente agradece con total honestidad el trabajo realizado, cuando afirma sin sombra de duda que su nueva vivienda le ha cambiado la vida; probablemente no es la vivienda la única responsable de la mejoría, pero nos gusta pensar que hemos puesto nuestro granito de arena.

Estás especializado en arquitectura y salud, ¿por qué crees que es importante vincular ambos mundos a la hora de crear nuevos espacios habitables?

Como es bien sabido, de hecho VELUX ha realizado varios estudios que arrancan en esta afirmación, en Occidente pasamos cerca del 90% en espacios interiores cerrados, un factor que en los últimos años está presente en muchas mesas de investigación y desarrollo. Los problemas de salud que ello conlleva arrastran pérdidas millonarias para los sistemas de salud públicos y empresas del sector privado.

Personalmente creo que es una lástima el hecho de que, hasta que no se ha traducido en euros, esta realidad ha permanecido prácticamente invisible a ojos de la población.

Para nosotros, la vinculación de la arquitectura y la salud va mucho más allá de evitar posibles enfermedades: una casa sana no solo te protege, también te aporta, permite que tu organismo afronte cada día con el 100% de tus recursos (biológicamente hablando). Una casa sana evita que tu sistema inmunológico dedique energía a contrarrestar agresiones en el entorno doméstico.

Según el estudio de VELUX ‘The Indoor Generation’, pasamos el 90% de nuestro tiempo en espacios interiores, donde el aire está 5 veces más contaminado que en el exterior. ¿Crees que somos conscientes de la importancia de mantener un clima interior saludable en el hogar? ¿qué podemos hacer para mejorarlo?

Si soy totalmente honesto, creo que en España se da un hecho muy característico de la cuenca mediterránea, pues sabemos que ventilar la casa es necesario y lo hemos incorporado a nuestra rutina diaria, pero no somos realmente conscientes de lo importante que puede llegar a ser el abrir o no abrir las ventanas durante unos minutos cada día.

Pero no es menos cierto que, dado el incremento de la concentración de agentes tóxicos en el ambiente interior y exterior, una correcta ventilación natural ya no es suficiente en muchos casos, especialmente en las grandes urbes, que concentran hasta el 80% de la población de los países desarrollados.

Cada vez parece más imprescindible incorporar a los métodos convencionales de ventilación otros sistemas pasivos, como la reducción de emisores de tóxicos en interiores, sistemas depuradores, higroscópicos o directamente filtros de aire, todo depende de la calidad del aire exterior respecto el interior.

Te has especializado en el campo de la arquitectura saludable y la bioarquitectura, así como tienes el certificado LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) como técnico especialista en criterios de sostenibilidad, ¿por qué debemos priorizar que nuestras viviendas sean, cada día, más sostenibles?

Bajo mi punto de vista (que compartimos todos los miembros de Indi Arquitectura), la sostenibilidad no es una opción, es una obligación, pues la arquitectura SIEMPRE ha de procurar ser lo más sostenible posible. Nuestros proyectos siempre persiguen la calificación energética más elevada posible, incluso la huella ecológica nula, siempre dentro de las posibilidades económicas de nuestros clientes.

Anna Bullich, socia fundadora de Indi, es la persona especializada en eco-eficiencia y sostenibilidad dentro del despacho.

Pero me gustaría recalcar que arquitectura sana y arquitectura sostenible son conceptos complementarios pero no equivalentes, la arquitectura sostenible, en determinados casos, ha derivado en edificios enfermos. Existen ejemplos de edificios que se han equipado con sistemas automatizados y sensores de todo tipo (con el objetivo de hacerlos más eficientes) que han acabado por enfermar a sus habitantes: son los denominados “Edificios Enfermos”.

Además eres especialista en Feng Shui e interiorismo, ¿qué papel desempeñan aspectos como la luz natural o la ventilación a la hora de componer espacios armoniosos y que nos transmitan bienestar?

El Feng Shui llegó a mi conocimiento a través de la bioconstrucción y, como todo en este mundo, lo pasé por mi filtro personal antes de ofrecer servicios de armonización de viviendas.

Para mí el Feng Shui no es más que un conocimiento ancestral de los ritmos y ciclos energéticos que tienen lugar en el planeta Tierra, desde los ciclos día noche hasta los ciclos interanuales (los hay de distintas longitudes).

Este conocimiento, aplicado a la arquitectura, yo lo resumo como la capacidad de sincronizarse con la vibración energética de cada día; hacer que tu casa “vibre” con la luz de la mañana de julio o la del atardecer de noviembre, depende de uno mismo… una armonización facilita esta unión con la naturaleza, pero sin una implicación activa del usuario, es inservible.

La mejor manera de realizar esta sincronización es permitiendo el acceso de la luz natural y el ambiente exterior en la vivienda, sentir la temperatura del sol, su tonalidad e intensidad, los aromas exteriores o la humedad del aire, son elementos clave para tener éxito en esta materia.

VELUX ha lanzado recientemente VELUX ACTIVE, el sistema para hogares inteligentes que permite la automatización de la apertura y cierre de las ventanas de tejado, cortinas y persianas VELUX para una mejor ventilación y confort en el hogar. ¿Son los hogares inteligentes el futuro de un parque inmobiliario más saludable?

Creo que la vivienda inteligente puede ayudar muchísimo, pero sin un conocimiento del usuario y una correcta programación y utilización, no serán la solución definitiva. Los técnicos que diseñen estos sistemas no sólo han de pensar en personalización, también en criterios de salubridad y confort.

Un ejemplo: podemos programar las cortinas de nuestra vivienda para que bloqueen el sol en los meses de julio y agosto y permitan su acceso en invierno; pero es necesario que todos y cada uno de los días del año, a una parte de la radiación se le permita el acceso a la vivienda, para que podamos percibir su temperatura de color, su intensidad y sus matices.

De lo contrario, nuestros ritmos circadianos no tendrán un funcionamiento tan preciso como desearíamos, por tanto, más allá de aprender a controlar los sistemas domóticos en hogares inteligentes, éstos han de incorporar parámetros que ayuden a programarlos de forma saludable.

Por otro lado, es evidente que los hogares inteligentes, que serán capaces incluso de leer nuestro pulso o tensión arterial para llamar a una ambulancia en caso de accidente, son el futuro de un parque inmobiliario más saludable, sí.

Los áticos son espacios con un enorme potencial que, sin embargo, suelen estar desaprovechados, ¿cómo podemos sacarle un mayor partido a esta estancia?

Pregunta muy difícil, especialmente para nosotros que, antes de diseñar una vivienda, realizamos unos procesos de autoconocimiento con los habitantes de las viviendas que construimos.

Depende en gran medida de la forma de vivir de la familia propietaria de ese ático. La primera idea que me viene a la cabeza es la de activar la cubierta, explorar las posibilidades de acceder al exterior del ático y utilizar ese espacio, al estilo de la tendencia de diseño “Arquitectura Parásito”, especializada en sacar punta a estos espacios de las formas más creativas.

En segundo lugar, evidentemente, el acondicionamiento térmico, pues los bajo cubiertas no habitados tenían una función térmica que consistía en sobrecalentarse para aislar las viviendas que se desarrollaban bajo ellos. Para ocupar estos espacios lo primero que hemos de valorar es la necesidad o no de aislamiento térmico.

Y, en tercer lugar, evidentemente, la luz natural, pues las posibilidades de un ático son casi infinitas en este sentido. Yo optaría por ventanas cenitales que nos permitiesen “no hipotecar” el perímetro del ático, de este modo podremos disponer de más metros lineales de pared para colocar mobiliario.

Te veremos en la próxima feria Rebuild 2018 sobre Arquitectura Avanzada y Construcción 4.0 como arquitecto invitado por VELUX, donde darás una charla a otros profesionales del sector ¿nos puedes adelantar algo sobre qué temas tratarás durante el encuentro?

¡Claro! De hecho ya he comentado algunas cosas a lo largo de la entrevista porque, aunque nuestra especialidad sea un campo con muchísimo conocimiento y en constante evolución, los parámetros básicos son muy sencillos.

La charla girará en torno a la vital importancia de un permanente contacto con la luz natural cambiante a lo largo del día, cómo esta sincronización tiene influencias positivas en nuestro organismo y cómo diseñamos para lograrlo sin renunciar a nuestros hábitos diarios.

También haremos mención de la vital importancia de empezar a plantearnos que la ventilación de nuestros hogares ya no se resuelve solo con abrir las ventanas 10 minutos cada mañana, sino que comienza a ser necesario ir un poquito más allá… Veremos cómo.

¿Cómo definirías VELUX en una palabra?

FIABILIDAD.