30
Julio
2018
|
13:52
Europe/Amsterdam

Entrevista a Almudena López de Rego, arquitecto VELUX y responsable de la Oficina Técnica de VELUX

#Asómatealaventana

En primer lugar, vamos a conocerte un poco más.  ¿En qué consiste tu día a día dentro de la compañía y de qué os encargáis desde esta área?

Desde la Oficina Técnica damos solución a las consultas de parte de arquitectos y constructores sobre la integración de nuestros productos en los proyectos, tanto en lo relativo a detalles constructivos como en diseño con luz natural y ventilación para lograr ambientes saludables y atractivos. Además, participamos en múltiples eventos y foros profesionales para hablar y debatir sobre distintos temas de actualidad en la arquitectura y la construcción sostenible.

¿De dónde nace tu vocación por dedicarte a la arquitectura? ¿Qué significa para ti esta profesión?

Pertenezco a la cuarta generación de arquitectos de mi familia, por lo que siempre he valorado mucho lo estético y estimulante en la ciudad y la arquitectura. Sin embargo, no diría que la vocación me vino por ese lado. En mi caso, me atraían la habitabilidad, la eficiencia y el máximo aprovechamiento de los espacios. Siempre me ha parecido que la arquitectura tiene el poder de definir la calidad de vida de las personas y el impacto en el medio ambiente a un nivel muy alto. He tenido la suerte de ser arquitecto en un momento en el que todo esto empieza a tomar la relevancia que debe tener.

¿Qué papel juega la luz natural en un proyecto arquitectónico? ¿Crees que el usuario lo tiene en cuenta como un elemento prioritario a la hora de elegir su nuevo hogar?

La luz es el fenómeno clave que multiplica o divide el valor de todo lo demás. El tamaño y la calidad de un espacio cambian radicalmente en función de la luz natural que tenga, y el dinero invertido en los acabados interiores y la decoración puede parecer mucho mayor o mucho menor según la luz que reciben.

Creo que el usuario valora bastante la luz natural, pero que muchas veces no se sabe qué características se tienen que buscar en un edificio para asegurarse una buena iluminación, y se termina perdiendo entre otros factores de compra. Además, el mercado inmobiliario pone muy difícil elegir basándose sólo en calidad.

Según el estudio de VELUX ‘The Indoor Generation’, pasamos el 90% de nuestro tiempo en espacios interiores, sin la luz natural ni aire fresco que nuestra mente y cuerpo necesitan. Desde tu punto de vista, ¿cómo podemos mejorar nuestra calidad de vida dentro del hogar?

Como usuarios, tenemos muchas cosas que cambiar de nuestro modo de vida: intentar pasar más tiempo fuera, o dentro pero con las ventanas abiertas, ventilar varias veces al día, reducir los aditivos al ambiente como ambientadores o velas, elegir materiales más naturales para acabado interior y muebles, aprender a juzgar los productos de limpieza, etc…

Sin embargo, como arquitectos, nuestra labor va mucho más allá: diseñar el interior de los edificios como lo que son, pequeños hábitats en los que el ser humano tiene que poder desarrollarse como ser vivo. La arquitectura condiciona enormemente esos “microclimas”. Es como cuando elegimos el lugar en el que poner una planta, nadie diseña un invernadero que estará en penumbra todo el día y sin un control de la humedad y la renovación del aire… ¿Por qué entonces las viviendas son muchas veces contenedores sin consideraciones de este tipo?

Además, diferentes estudios confirman que el aire que respiramos es tan importante como los alimentos que comemos o el agua que bebemos. Recientemente, VELUX ha presentado el sistema para Smart Homes VELUX ACTIVE, que viene a revolucionar la automatización de la apertura y cierre de las ventanas de tejado, cortinas y persianas VELUX para una mejor ventilación, ¿nos puedes contar más sobre este sistema y qué aporta al mercado inmobiliario actual?

En realidad, aborda un abanico de temas más amplio que sólo la ventilación.

VELUX Active cruza las mediciones de sensores de temperatura, humedad y CO2 en el interior con la predicción meteorológica de la zona, para tomar decisiones acertadas sobre la apertura o cierre de ventanas, persianas y cortinas.

Esta gestión asegura un aire interior siempre renovado; pero no sólo eso, también tiene un importante papel en el ahorro energético gracias a que controla los dispositivos de sombreamiento. Si empieza a hacer demasiado calor y se comprueba que es por efecto de una excesiva radiación solar, las persianas se cerrarán en la medida de lo necesario para asegurar una temperatura interior óptima.

El usuario podrá ver la medición en tiempo real y en histórico de los tres parámetros en su móvil y accionar todos los elementos desde el mismo, incluso a distancia.

VELUX ACTIVE no sólo viene a mejorar nuestro confort, sino que viene a crear unas condiciones de vida en interiores más saludables, ¿por qué?

No somos conscientes de hasta qué punto muchas de las molestias y enfermedades de hoy en día son derivados de los edificios en los que vivimos. Fatiga, dolores de cabeza, picores, sequedad, falta de concentración, … son efectos de temperaturas inadecuadas, falta de iluminación o aire interior viciado. Todos estos problemas son cosas que históricamente se han resuelto manualmente a través de las ventanas. La posibilidad de ventilar y controlar la radiación solar de manera automática es un salto importante en la precisión de estas tareas. Además, puede multiplicar sus efectos: ventilar mejora la calidad del aire, pero si se hace suficientemente, también reduce el riesgo de condensaciones y moho, patologías que pueden derivar en asma, EPOC o el desarrollo de alergias.

Muchas personas quieren hacer una reforma en su hogar pero piensan que es un proceso farragoso y que requiere una gran inversión, ¿qué consejos les darías?

Lo primero, dar prioridad a lo que es importante: espacios agradables y funcionales. Invertir mucho en “cosas bonitas” puede ser tirar el dinero a la basura si no nos hemos encargado antes de la calidad: maximizar la luz que entra, proporcionar vistas hacia fuera que permitan conectarnos con el exterior y estirar las estancias, asegurar una buena circulación de aire al abrir las ventanas, … Como hemos dicho, un alicatado carísimo en un baño no te libra de oír el zumbido del ventilador todas las mañanas y nuestro organismo valora una de estas dos cosas mucho más que la otra.

Después, elegir un buen profesional puede cambiar la experiencia por completo: desde la comodidad de la obra hasta el resultado final. Apostar por alguien que sabe lo que está haciendo siempre merece la pena. En ocasiones puede costar más, pero sale barato a la larga. Con la calidad de los materiales, pasa lo mismo. Invierte en valores seguros en los productos más complejos y costosos y, si tienes que recortar, que sea en los más sencillos como los acabados, los sanitarios o los muebles.

En este sentido, ¿cuál es la mejor época para iniciar una reforma y cuáles son las estancias a las que podemos sacar un mayor provecho?

Para cambios importantes, la primavera y el verano facilitan las cosas, ya que el tiempo es mejor e interferirá menos con el desarrollo de los trabajos, pero, precisamente por ello, a veces es más difícil encontrar a técnicos disponibles.

En cuanto a las estancias, todo es cuestión de evaluar qué condiciones de partida tenemos. En general, merece la pena invertir en aquéllas en las que más tiempo pasamos, pero si, por ejemplo, tenemos un baño interior, en el que se acumula la humedad y los olores, igual tenemos más que ganar apostando por abrirle un hueco, ya que es el lugar donde nuestro organismo se despierta a diario. O si tenemos un espacio infrautilizado, como un sótano o una buhardilla que no pisamos nunca porque no son agradables, puede merecer la pena mejorarlo y ganarlo para el interior. Muchas veces terminan siendo la estancia favorita de la casa.

Has centrado tu carrera en la salud, el confort y la eficiencia energética en la edificación como investigadora en el Grupo TISE (Técnicas Innovadoras y Sostenibles en la Edificación) y como responsable de la Oficina Técnica de VELUX. ¿Qué valor tiene la sostenibilidad en el mundo arquitectónico actual? ¿En qué consiste la corriente Active House, de la que eres fiel defensora?

Diría que es una palabra con trampa. Se ha malutilizado durante años para vender, por lo que ahora mismo es un término devaluado. Sin embargo, el sector se está dando cuenta del enorme impacto que tiene es ese aspecto y con la crisis se han formado muchos técnicos en esta línea. Es uno de los objetivos claros del futuro de nuestra sociedad y en nuestro sector hay muchas cosas ya inventadas que dan un salto en la escala.

Active House es una certificación que viene del norte de Europa, muy alineada con otras como BREEAM y LEED, y que evalúa la sostenibilidad del edificio desde una perspectiva global de energía, impacto en el medio ambiente y la salud y el confort en el interior. Es con la que nosotros más nos identificamos como marca por el peso que da a la última parte.

Te vemos en numerosas ponencias sobre Arquitectura. ¿Cuáles son las tendencias en Arquitectura que veremos a lo largo de estos años?

Si la cosa va bien, veremos arquitectura consciente, muy coherente con el entorno y el clima, que no tiene miedo de combinar estrategias tradicionales de diseño con tecnología puntera para conseguir viviendas y oficinas saludables, con mucha luz natural, aire de calidad y ambientes saludables. Veremos fachadas dinámicas, y datos de los parámetros de confort y el consumo energético en tiempo real y en registros históricos.

¿Cómo definirías VELUX en una palabra?

Comprometida.

Con el cliente, con el empleado, con el medio ambiente, con el usuario, con la ley y con la ética, … Hay muchas formas de compromiso, pero el concepto es siempre el mismo.